Retos de los departamentos de Talento ante el COVID-19

 

El talento de las personas sigue vivo (en mi opinión, ahora más que nunca), y su gestión sigue siendo una necesidad por parte de las organizaciones. Cuando salgamos de este confinamiento, e incluso mientras dure el mismo, seguirá siendo necesario identificar, atraer, desarrollar y enamorar al talento, tanto externo como interno. Seguirá siendo preciso seleccionar, contratar, promocionar, formar… Al igual que en otros ámbitos funcionales, aquellos que sean capaces de mantener estos procesos activos tomarán decisiones con mayor agilidad, lo que conllevará una ventaja competitiva (lo que no era poca cosa antes de esta situación, y mucho más relevante se vuelve ante el nuevo escenario).

El reto es claro en este entorno novedoso para muchos: aprovechar al máximo todas las posibilidades de la tecnología para virtualizar la gestión del talento, tanto en al ámbito de las relaciones como de los procesos. En este contexto, será tan importante contar con las herramientas de virtualización adecuadas para ello como la experiencia en su uso para sacarles el mayor provecho posible, minimizando a su vez sus puntos débiles.

Algunas de las opciones para la virtualización de la gestión del talento son:

  • Entrevistas remotas: Una alternativa excelente a la entrevista presencial, y ya bastante extendida a la hora de agilizar procesos en los que la distancia dificulta el contacto personal. Herramientas como Skype o Teams han democratizado su uso, y permiten una experiencia de formato “directo” que ha ganado en efectividad con los años. Las herramientas que permiten un formato de entrevistas “en diferido”, en la cual los entrevistados contestan a una seria de preguntas pre-definididas en el momento y lugar que ellos elijan, son bien conocidas por los profesionales de RH, si bien su acceso suele estar vinculado a soluciones de pago que las hacen menos extendidas.
  • Evaluación on line: Los casos de negocio, los role play, las presentaciones y otros ejercicios situacionales se pueden llevar a cabo de forma remota y sin papel de por medio. La logística de organización y observación se puede gestionar mediante sistemas virtuales, al igual que la presentación y visualización de informes. Todo ello supone que es posible realizar, en remoto, assessment y/o development centers rigurosos y de alto valor.
  • Cuestionarios y tests on line: Un habitual en los últimos años, que cobra especial relevancia en la actualidad. Desde cuestionarios de valoración 360 hasta evaluaciones de inglés, pasando por auto-cuestionarios y evaluaciones competenciales, contamos con un amplio catalogo de soluciones remotas para medir y valorar.

En definitiva, al igual que está sucediendo con el trabajo en remoto, es el momento de apostar por la virtualización de los procesos de evaluación del talento como forma de agilizar la necesaria toma de decisiones sin perder por ello calidad en la información. Y, a la hora de elegir un socio para esta aventura, será tan importante el que este cuente con los medios adecuados para dicha virtualización (muchos de ellos al alcance de cualquiera con un mínimo de conocimientos tecnológicos) como la experiencia acumulada en su uso, la cual permitirá reducir tiempos a la vez que se incrementa la calidad de la observación y, por tanto, de la información proporcionada para la toma de decisiones.

 

Daniel Ruipérez Roda

Talent Unit Director
BROS GROUP