¿Superamos lo de los “millenials”?

Imagino que será difícil que me creáis, pero os puedo prometer que todavía hay eventos en los que se habla de los “millenials”. Con preguntas nunca antes formuladas:

 

¿Qué quieren?

¿Qué les motiva?

¿Cómo los atraemos?

¿Cómo los retenemos?

Esa generación nacida entre el 1981 y el 1993 que viene con ganas de innovar, de romper las reglas, que busca proyecto por encima del dinero, que quiere sentirse partícipe de algo que deje huella, de algo que impacte. Esos chicos y chicas de bajo compromiso y escasa cultura de esfuerzo, pero brillantes, preparados y con ganas de convertir este mundo en un sitio mejor. En fin, la lista de tópicos podría continuar y se me agotaría la batería de la “tablet”.

En multitud de procesos de selección, en Bros estamos incorporando “millenials” en posiciones de alta responsabilidad. Hoy en día, perfiles de esta generación están ocupando roles relevantes en el “middle management” y bastantes direcciones funcionales en compañías de primer nivel. Y la mayoría de ellos con un liderazgo de impacto que empuja la transformación cultural de sus empresas. Tened en cuenta que los nacidos en el ’81, “millenials” de pura cepa, tienen 37 años. ¿Cuánta gente conocéis con esa edad que ya se ha casado, se ha divorciado, y te cuenta lo bien que se porta el mayor pero lo rebelde que les ha salido la pequeña? ¿Se acierta ligando el talento joven y sus estereotipos con los “millenials”?

Rompamos tópicos, construyamos equipos diversos (edad, género, nacionalidad…), y extraigamos todo el potencial de cada persona. Hagamos que crucen conocimiento, que compartan experiencias, que se empujen a crecer unos a otros para tener un ecosistema aprovechando lo bueno que individualmente aporta cada profesional a los equipos.

Dejemos los estereotipos de ésta y del resto de generaciones a un lado. Quizás sirvan para completar temas en mesas redondas, desayunos y afterworks con ponentes variados, pero me parece que no dar por hechas motivaciones, competencias digitales, expectativas y otras características de cada profesional, convierte el proceso de evaluación de los mismos en algo más realista… y mucho más emocionante.

 


Antonio Sagardoy
CEO
BROS GROUP