Las 3 claves del engagement que impulsan el desarrollo

 

 

En una reunión reciente con un cliente, nos hacían el siguiente comentario:

“Hablaremos para que nos ayudéis en la búsqueda de un nuevo Director. Teníamos ya prevista una persona interna para hacer el relevo, pero resulta que ayer nos dice que se va de la empresa. Hemos invertido un montón de tiempo y dinero en él, pagándole incluso un Máster, para que ahora nos salga con esta sorpresa.”

Es probable que la situación os suene. Profesionales con excelente trayectoria y claro potencial de crecimiento, en los que se apuestan recursos valiosos que, de repente, dejan su empresa para desarrollar dicho potencial en otra organización.

En muchos casos, se ha omitido un aspecto crucial a la hora de pronosticar el desarrollo de un profesional: su nivel de engagement. Y aquí es donde puede estar el potencial.
Por ello, parece clave realizar un análisis en profundidad de ese engagement del profesional, enfocado este desde tres perspectivas:
 

  • Task engagement, o cómo de interesante y atractivo resulta el trabajo (lo qué hace)
  • People engagement, o cual es el grado de vinculación con sus compañeros, jefe/s y colaboradores (con quién lo hace)
  • Company engagement, o cómo de satisfactorio resulta el entorno organizacional (el dónde lo hace).

Analizando cada una de esas perspectivas, es posible detectar e incluso anticipar situaciones motivacionales anómalas que suponen un riesgo potencial para el desarrollo de la persona en la organización.
Incorporar este tipo de análisis en cualquier evaluación de potencial permite a las compañías tomar mejores decisiones sobre sus inversiones en desarrollo, minimizando riesgos.

 

Marta Ferré
International Consultant
BROS GROUP