Intraemprendimiento

Cada vez más, escuchamos en diferentes ambientes empresariales hablar del término “intraemprendiemiento”, y desde Bros Group quiero dar mi visión y ayudar a entender lo que hay detrás de este término tan de moda en el mundo empresarial.

Para empezar, daré una definición del término:
“Se trata de revolucionar tu empresa desde dentro, desarrollando una actividad emprendedora en el propio corazón de la organización con el fin de innovar o reformular su modelo de negocio”.

Esta responsabilidad era asumida por los departamentos de Innovación, pero se ha demostrado que no es suficiente, siendo necesario que todo el talento organizativo participe en este cambio de “mindset”.
Las grandes empresas cuentan con programas de apoyo a emprendedores, algunas como Santander, Bbva, Mercadona…son grandes ejemplos, ayudando a acelerar la digitalización, internacionalización o la adaptación a nuevos mercados…pero también tenemos ejemplos como Nestle o Unilever que son conscientes de que son demasiado grandes para ser ágiles, y han decidido crear “mini start up’s” dentro de sus organizaciones con sus propios equipos trabajando en proyectos estratégicos, actuando con independencia funcional del organigrama general, organizándose de forma matricial y generando una velocidad interna que permite acelerar proyectos innovadores o de cambio de modelos de negocio.

Esta actividad toma cada vez más protagonismo porque la preocupación, sobre todo en las grandes empresas, es máxima, con miedo en convertirse en elefantes que sean lentos en la toma de decisiones, en la generación de creatividad y en la adaptación a los nuevos entornos “learning agillity”, más estando en un entorno tan global y competitivo como el actual.

En modelos más tradicionales, como por ejemplo el sector financiero, han visto como la llegada de las fintech y de las insurtech les empieza a robar cuota y les adelantan en velocidad a la hora de entender y adaptarse a las necesidades del cliente. Esta tendencia se está extendiendo a otros sectores como FMCG o cualquier actividad relacionada con servicios, por lo que la mayoría de las empresas ya han puesto en marcha proyectos de intraemprendimiento conscientes de su necesaria continuidad en el futuro.

Mi opinión es que el intraemprendimiento consigue mayor diversidad y aceleración de ideas, y ha de convertirse en un must en la estrategia empresarial formando parte del business plan.
Estamos viendo como las start up’s consiguen revolucionar sectores tradicionales y adaptarse mejor a los cambios, por lo que sin duda es una nueva vía de innovación que puede ayudar a las compañías a distinguirse de su competencia y no necesitar periodos largos de maduración para conseguir impactar en el mercado.

Soy muy fan del intraemprendimiento. Profesionalmente en mi caso, no lo he podido llevar a cabo en mis anteriores etapas profesionales al estar en grandes compañías en las que no era posible fomentar esta práctica al no estar preparadas para esta revolución. También hay que tener en cuenta que en periodos recesivos es más difícil poner en marcha los cambios organizativos que necesita esta revolución.
Actualmente, trabajando en un entorno start up, consigo llevar a cabo ese intraemprendimiento constante en diferentes proyectos que impactan en el core de la compañía, con ambición por luchar con los gigantes empresariales.
En cualquier caso, considero que hoy en día es posible intraemprender desde pequeñas y grandes empresas siempre que desde la figura del CEO y posteriormente en los comités de dirección exista esta preocupación y se fomente esta práctica.

Si realizamos un análisis centrado en España y todo lo que creemos que es necesario para realizar un cambio cultural tan importante, se observa que poco a poco se está consiguiendo, si bien es cierto que las empresas que en España lo están llevando más a cabo son multinacionales (Orphan) o empresas que lo realizan dentro de sectores tecnológicos cuyos ecosistemas fomentan más esta transición. Las pymes empiezan a preocuparse observando esta práctica desde la distancia, pero todavía no han conseguido dotar del empowerment a su talento interno para poder llevar a cabo esta revolución interna.
Para conseguirlo, es fundamental que todo el equipo directivo esté preocupado e involucrado en esta transformación.

Respecto al impacto que puede tener, no se acaba de creer en que el talento interno puede liderar grandes cambios estratégicos. A veces se llevan a cabo proyectos de escucha a los empleados, pero no son suficientes para que estos sientan que tienen un rol de impacto y generalmente las ideas son poco innovadoras y disruptivas por lo que la percepción es que se generan ideas de poco impacto. Sin el empowerment necesario y la transformación hacia el intraemprendimiento no se podrá conseguir valorar las iniciativas que puedan surgir internamente.

Para conseguir llevar a cabo esta transición hace falta no tener miedo a un cambio radical, sacar a los empleados en un porcentaje bajo de su día a día y dejarles que estén inmersos en este tipo de proyectos.

A medio plazo se observarán los beneficios y se generará un ambiente de trabajo que ayudará a desarrollar el talento interno generando mayor engagement y mejorando en competitividad.
Apostar por el intraemprendimiento, es sinónimo de éxito.

 


Manuel Miguelez
BU DIRECTOR BARCELONA 
BROS GROUP