Employee Advocacy II: ¿Eres ‘influencer’?

 

La semana pasada hablábamos sobre el #employeeadvocacy en nuestro #BlogBros. Parte de lo que hablábamos se puede resumir en palabras de Daniel Belcacho, en redes sociales:

 

“La suma del número de contactos de todos los empleados de una marca es 10 veces superior a los que suma la empresa para la que trabajan”

El alcance de los contenidos emitidos por los empleados llega a un 561% del alcance de los contenidos difundidos por la marca

 

Todo parece positivo pero, ¿Son todas las empresas susceptibles de contar con influencers? ¿Ocupan todos los empleados el mismo nivel de importancia o influencia?

Para detectar que tipo de perfil tenemos cada uno en la organización, hay que definir qué tipo de #Employeepersona somos cada uno. Para ello os proponemos el siguiente cuadro:

Facilitadores de Contactos

Poseen una buena red de contactos. No solo llegan a su audiencia sino que también ayudan a otros contactos a conectar con su red profesional. Sin embargo su nivel de actividad en Linkedin suele reducirse a publicaciones ocasionales.

Creadores de redes

Su red de contactos es de tamaño medio. Son más proclives a aceptar invitaciones de otros para aumentar su red. También envían invitaciones a otros contactos para aumentar su red. Comparten  contenido de marca y publican contenido propio.

Inactivos

No tienen mucha presencia online. Solo usan Linkedin para buscar trabajo o candidatos en un momento específico. Normalmente personas no muy apegadas a las redes sociales o que prefieren otro tipo de redes más personales como Facebook. No tienen una gran red de contactos.

Colaboradores

Cuentan una red de contactos muy extensa. Suelen publicar contenido al que además aderezan con su “marca personal”. Aprecian el feedback y comparten su opinión sobre lo que publican. También interactúan con otros empleados generando un mayor impacto.

Broadcasters

Han desarrollado una red de contactos que les permite acceder a contenido interesante el cual utilizan y difunden en sus propias redes. Este contenido normalmente genera un buen engagement en su red de contactos. Comparten también contenido de marca ayudando a la difusión.

Participantes

Tienen una red de contactos pequeña. Aunque las interacciones suelen limitarse a hacer like ayudan a difundir el mensaje. Compartir contenido pero sin aportar su “marca propia” en las publicaciones.  Se limitan a participar en las conversaciones de su red de contactos.

Influencers

Son profesionales con una amplia red de contactos, muy activos en redes sociales y que publican contenido propio, de opinión y de marca varias veces a la semana. Además recomiendan publicaciones de otros influencers y empleados y ponen su “marca personal” en todo lo que hacen.

Líderes

Tienen una buena red de contactos pero no se dedican a aumentarla ya que reciben multiples invitaciones para conectar. Poseen mucho expertise sobre el tema que comparten  y el contenido que generan ayuda a otros a informarse. Su credibilidad de cara al cliente es alta.

Entusiastas

Tienen una amplia red de contactos, muy activos en redes sociales y que publican contenido propio, de opinión y de marca varias veces a la semana. Además, recomiendan publicaciones de otros influencers al igual que de empleados. Ponen su “marca personal” en todo lo que hacen.

Fuente: Analytica.com

 

Cada empleado tendrá un nivel de influencia diferente. Lo más importante es compartir con ellos lo relevante que son sus perfiles y su red de contactos así como desarrollar su potencial de comunicación apoyándose en las siguientes tácticas:

1. Aumentar su red de contactos siempre enfocándose en la calidad y no en la cantidad.

2. Compartir publicaciones de marca y de otros influencers.

3. Generar contenido propio

4. Establecer relaciones con otros

 

 


Manuel Hernández
Communication Manager
BROS GROUP