Employee Advocacy: el poder del equipo

Si tienes una marca y quieres hacerla crecer, uno de los potenciadores más interesantes y económicos son las redes sociales. Puedes generar contenido propio, apoyarte en “influencers” e incluso promocionar contenido lanzando campañas de comunicación específicas que suelen generar mucha expectación.
Sin embargo, muchas empresas invierten grandes sumas de dinero en buscar “influencers” externos a la marca, sin reparar en que posiblemente no haya que ir tan lejos para encontrarlos, sino mirar hacia dentro: hacia el equipo.

Según varios estudios como el “Realign & Redefine”de Sprout Social 70% de los profesionales del marketing y la comunicación ponen en práctica o tienen pensado incluir una estrategia de #employeeAdvocacy en su plan de marketing.

 

¿Por qué es tan interesante que nuestros empleados ayuden a la marca a trasladar mensajes?

 

  1. Capacidad de influencia al recomendar: 60% de los consumidores de acuerdo con el estudio son más propensos a probar un producto o servicio que venga recomendado por un empleado frente a un 35% que lo probaría si viniera recomendado por “influencer”.

  2. Sentimiento de pertenencia: si un empleado que trabaja en la marca en cualquier puesto y que conoce lo que se vende, prueba y recomienda ese producto/servicio el consumidor final entiende esa recomendación como real. No hay nadie mejor para recomendar algo que las personas que están trabajando todos los días desde dentro de la marca y que son expertos en lo que recomiendan.
  3. Contenido de calidad: precisamente porque cada empleado es experto en la parte de la marca en la que trabaja, si el empleado crea un contenido sobre su área de “expertise”, el nivel de fiabilidad que genera en el cliente final es muy alto.

 

Pero no es solo la marca la que se ve beneficiada por el #employee advocacy sino que el empleado obtiene muchos beneficios para su marca personal:

 

  • Conocimiento: el escribir sobre un tema específico hace que nos informemos bien y que consultemos varias fuentes, tiremos de experiencia propia pero también de opiniones de otros profesionales que conozcamos. Y este proceso genera un mayor conocimiento en el empleado y posiblemente un aumento en su red de contactos.

  • Orientación al cliente: generar contenido para el cliente ayuda a enfocarse en las necesidades que tiene y estar alineados con lo que la marca pretende. Por tanto, hace la vida más sencilla al empleado ya que desarrolla su entendimiento del negocio.
  • Líderes: los empleados se convierten en líderes o embajadores de marca al demostrar su conocimiento e ideas sobre el tema específico que dominan.
  • Marca personal: cuanto más contenidos y de mejor calidad, más seguidores conseguirán los empleados, aumentando su marca personal y su poder de influencia y comunicación.

La semana que viene hablaremos sobre los tipos de “influencers” que podemos encontrar dentro de nuestro equipo y veremos si todos nuestros empleados deben serlo.

 

 


Manuel Hernández
Communication Manager
BROS GROUP